25.3.07

Homenaje a Monseñor Romero


Este día se conmemora el asesinato de Monseñor Oscar Arnulfo Romero. Pastor
de nuestro pueblo. Como todos los salvadoreños lo sabemos fue asesinado
mientras oficiaba una misa en la iglesia del hospitalito de la Divina
Providencia.

Sus asesinos no solo mostraron un desprecio por la vida de un santo, si no
por la religiosidad de nuestro pueblo. Los grandes poderes ocultos que
pagaron a los asesinos, han mantenido durante estos 26 años el crimen en la
impunidad.

En este aniversario de su martirio, decimos que el mensaje de Monseñor
Romero, por el que ofrendó su vida sigue vigente. Es ahora mas actual que
nunca. A muchos nos sirve de guía no solo para el actuar político o social,
también en la vida cotidiana.

Por ello está presente en los corazones de los que amamos la justicia, la
democracia y la libertad. Monseñor sigue vigente y vivo en el actuar de
miles de salvadoreños.

--------------

*"San Romero de América, Pastor y Mártir nuestro"
Poema de Pedro Casaldáliga*

El ángel del Señor anunció en la víspera...

El corazón de El Salvador marcaba
24 de marzo y de agonía.
Tú ofrecías el Pan,
el Cuerpo Vivo
-el triturado cuerpo de tu Pueblo;
Su derramada Sangre victoriosa
-¡la sangre campesina de tu Pueblo en masacre
que ha de teñir en vinos de alegría la aurora conjurada!

El ángel del Señor anunció en la víspera,
y el Verbo se hizo muerte, otra vez, en tu muerte;
como se hace muerte, cada día, en la carne desnuda de tu Pueblo.

¡Y se hizo vida nueva
en nuestra vieja Iglesia!

Estamos otra vez en pie de testimonio,
¡San Romero de América, pastor y mártir nuestro!
Romero de la paz casi imposible en esta tierra en guerra.
Romero en flor morada de la esperanza incólume de todo el Continente.
Romero de la Pascua Latinoamericana.
Pobre pastor glorioso, asesinado a sueldo, a dólar, a divisa.

Como Jesús, por orden del Imperio.
¡Pobre pastor glorioso,
abandonado
por tus propios hermanos de báculo y de Mesa...!
(Las curias no podían entenderte:
ninguna sinagoga bien montada puede entender a Cristo).

Tu pobrería sí te acompañaba,
en desespero fiel,
pasto y rebaño, a un tiempo, de tu misión profética.
El Pueblo te hizo santo.
La hora de tu Pueblo te consagró en el kairós.
Los pobres te enseñaron a leer el Evangelio.

Como un hermano herido por tanta muerte hermana,
tú sabías llorar, solo, en el Huerto.
Sabías tener miedo, como un hombre en combate.
¡Pero sabías dar a tu palabra, libre, su timbre de campana!

Y supiste beber el doble cáliz del Altar y del Pueblo,
con una sola mano consagrada al servicio.
América Latina ya te ha puesto en su gloria de Bernini
en la espuma aureola de sus mares,
en el dosel airado de los Andes alertos,
en la canción de todos sus caminos,
en el calvario nuevo de todas sus prisiones,
de todas sus trincheras,
de todos sus altares...
¡En el ara segura del corazón insomne de sus hijos!

San Romero de América, pastor y mártir nuestro:
¡nadie hará callar tu última homilía!


Post tomado íntegramente de:
http://hunnapuh.blogcindario.com/

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias Calufas, por el homenaje a San Romero de América.



http://chichicaste.blogcindario.com/

Elías Torres dijo...

Este tipo de hechos para un ciudadano común como yo, nos parecen lejanos, como salidos de un cuento donde los villano andan asesinando a los justos, sin embargo duele saber que este tipo de cosas suceden y seguirán dándose si vivimos "viendo pa'l ciprés".

Periodistas, Sacerdotes y muchos otros ciudadanos de América y el mundo han muerto o sufrido por hacer su contrabajo con la verdad.

Eso es doloroso reconocerlo como cierto.

Calufa dijo...

Pura vida Tepez ! Con demasiado gusto hacemos este humilde homenaje ,estamos en contacto...Tuanis!
Y si Elías!... La memoria es tan flaca en nuestros tiempos,la verdad como usted dice puede llegar a ser muy incómoda para algunos que ya sabemos, por eso es que la resistencia es una actitud de alerta ante la realidad que nos quieren encaramar y además una forma de asegurar nuestra verdadera identidad...

hadabruja dijo...

Gracias Calufa!
Qué necesario es en estos tiempos recordar nuestra historia.
La valentía de hombres como Monseñor Romero nos anima y nos da esperanza.
Saludos!

Carlos Luis Fallas c.c Calufa dijo...

Así es Hadabruja, estos hombres son hitos en nuestra historia y mientras haya causas o luchas sociales sus nombres volveran a surgir para no dejar que se les olviden...